Usuario Clave
 
Doctrina

Volver al Listado 

Código Unívoco
1338
Revista
Penal y Proc. Penal
Número
280
Título
¿Cómo se computan los plazos de horas?
Autor
Maximiliano Hairabedián
Texto

“Realmente las personas son muy complicadas, es verdad, pero si fuéramos simples no seríamos personas. Para hacer la más simple de las preguntas, de allí regreso con la más compleja y oscura de las respuestas”.

José Saramago,
La caverna



Sumario: 1. Introducción. 2. Plazos de horas que coinciden con días. 3. Momento en que empiezan a correr los plazos en horas. 4. Incidencia de los días inhábiles en los plazos de horas. 5. El vencimiento del cargo de hora: ¿es irreversible? 6. Una reflexión final.    



1. Introducción

Los plazos procesales fijados en horas son frecuentes. La característica general es que se computan por horas reloj. Una obviedad pensará el lector, porque para contar las horas no hace falta demasiada ciencia; solo basta un reloj y sumar o restar. Es cierto, pero en los tribunales las cosas simples y sencillas pueden volverse complicadas.



2. Plazos de horas que coinciden con días

Los plazos en horas que coinciden o se fraccionan exactamente en días (ej., 24 o 48 horas): ¿se cuentan como “hora reloj” o con el método de los días?

La última opción podría sostenerse considerando que 24 horas es lo mismo que 1 día, 48 horas equivale a 2 días, y así sucesivamente; y de esta forma, solucionar la controversia a favor de la mayor duración del plazo (puesto que los de días empiezan a correr más tarde que los de horas). Sin embargo, la primera tesis (hora a hora) es la más usada en la práctica (p. ej., no fue objetada por la CSJN en el caso “Alpacor SRL c/ AFIP s/amparo”, 03/12/2019). Además, se ajusta al método de interpretación literal: si la norma dice “horas” el plazo es de “horas”. Y es la más acorde a la finalidad del legislador al establecer plazos en horas; esto es, una mayor premura en la realización del acto procesal o una restricción al poder estatal1. Repárese que suelen estar conminados para actos que requieren celeridad (p. ej., incidentes de excarcelación -arts. 331 y 332 CPPN- ); o que imponen límites temporales a las afectaciones de derechos (p. ej., incomunicación o arresto -arts. 205 y 248- ).  



3. Momento en que empiezan a correr los plazos en horas

Hay códigos procesales que en materia de plazos remiten al Código Civil. Otros códigos procesales tienen una regulación propia.

El nuevo sistema federal acusatorio, aun no implementado en la mayor parte del país, establece que los plazos de horas empiezan a correr “inmediatamente después de ocurrido el acontecimiento” de iniciación -art. 114-  (ej., desde la hora de la notificación).

El Código Procesal Penal de Córdoba, a partir de la modificación de 2017, eliminó la remisión al Código Civil y estableció que los plazos corren desde la notificación (art. 180 según ley 10.457). Se puede observar que en estos regímenes autónomos la solución no ofrece dificultades.

Lo que sí puede resultar complicado a veces es la determinación del momento exacto de la notificación disparadora del plazo. Si no tiene hora cierta, en caso de duda habrá que estar al horario más favorable al ejercicio de una facultad (v.gr. recurrir) o que más acorta y limita las afectaciones y restricciones de derechos (v.gr. incomunicación). También pueden incidir otros factores, como las reglamentaciones administrativas2.

El tema se complica cuando el código procesal remite al civil, como sucedía con el de Córdoba en su redacción anterior a 2017 -art. 180 ley 8.123- , o actualmente con el Código Procesal Penal de la Nación vigente en la mayor parte del país (art. 161). Esto exige analizar el sistema establecido en la ley civil de fondo.

En nuestro sistema jurídico, en general, el “modo de contar los intervalos del derecho” está específicamente regulado en el Código Civil y Comercial de la Nación (art. 6). Esta norma dispone que en los “plazos fijados en horas, a contar desde una hora determinada, queda ésta excluida del cómputo, el cual debe empezar desde la hora siguiente”.

La expresión “hora siguiente” no es clara. ¿Significa - 60 minutos-  después? (ej., notificación a las 9:15, el plazo empieza a correr a las 10:15). ¿O se refiere a la hora siguiente del sistema sexagesimal o de 12 horas en que se divide el reloj? (notificación a las 9:15 comienza a computarse a partir de las 10 hs).

La primera modalidad (inicio del plazo 60 minutos después de la notificación) ofrece mayores garantías y seguridad para proteger mejor los derechos de las partes. En plazos breves de horas, la segunda interpretación puede hacer que el término sea casi el mismo si el acto disparador fue a las 9:01 o a las 9:59 hs. (en ambos casos correría a partir de las 10 hs.) y podría producir una situación inequitativa y riesgosa para la parte que se juega el ejercicio de una facultad si adopta un criterio u otro. En otras palabras, el desconcierto del litigante en el cómputo puede hacer caer un derecho3.

No hay problema que un código procesal tenga un régimen de plazos distinto al del código civil. Se trata de una materia procesal reservada a las provincias y dicha posibilidad está prevista en la propia ley civil cuando al finalizar el citado artículo 6, establece que “las leyes o las partes pueden disponer que el cómputo se efectúe de otro modo”4.



4. Incidencia de los días inhábiles en los plazos de horas

El sistema general de plazos procesales por días hábiles es el más común. Puede estar conminado en dos variantes que expresan lo mismo: se computan únicamente los días hábiles (CPPN., art. 162; mutatis mutandi CPPCba., art. 180) o se exceptúan los inhábiles (CPCCN., art. 156). Códigos como los citados no establecen una excepción o régimen especial para todos los términos de horas5, por eso el plazo se suspende o paraliza (no corre) durante las jornadas no laborables6.

El nuevo Código Procesal Federal acusatorio, aún no implementado por completo, tiene un régimen distinto. Expresamente dice que los plazos de horas corren “sin interrupción” (art. 114), por lo cual las horas siguen corriendo los días inhábiles, pero si el vencimiento se produce un día no laborable, queda la posibilidad de cumplir el acto en el cargo de hora (2 primeras horas hábiles siguientes).



5. El vencimiento del cargo de hora: ¿es irreversible?

La posibilidad de cumplir un acto procesal en las dos primeras horas hábiles es una gracia, chance extra o “changüí” que otorgan los códigos procesales porque es una extensión del plazo vencido en horario no laborable. En consecuencia, la regla es que no admite extensión o prórroga. Por eso los tribunales rechazan recursos y otras pretensiones, aún cuando hayan pasado minutos de expirado el cargo de hora. La misma suerte suelen seguir los reclamos o súplicas explicando las causas de la demora (problemas en el tránsito, lentitud de los ascensores, etc.).

Siempre me pareció un exceso de rigor formal rechazar un pedido por un par de minutos, más aún cuando esto causa perjuicio y no afecta derechos de la contraparte o terceros. Aunque la praxis forense es más bien rígida al respecto, hay excepciones. La Corte Suprema ha aceptado alguna flexibilidad considerando la brevedad del exceso, la importancia del acto procesal y la justificación del motivo de la tardanza7.



6. Una reflexión final

Durante años creí que contar un plazo de horas era fácil, hasta que me tocó hacerlo para quejarme del rechazo de un recurso por extemporáneo. Tal vez haya que darle la razón a Harari cuando en su obra Sapiens escribió: “Los abogados modernos son en realidad poderosos hechiceros. La principal diferencia entre ellos y los chamanes tribales es que los abogados modernos cuentan relatos mucho más extraños”.





Notas

1 Como lo ha reiterado la Corte Suprema, “la primera regla de interpretación de las leyes es dar pleno efecto a la intención del legislador y la primera fuente para determinar esa voluntad es la letra de la ley” (CSJN., 03/12/2002, Fallos 325:3229, entre otros).

2 El Tribunal Superior de Córdoba dispuso que “el momento que marca la realización de la notificación mediante cédula digital y que perfeccionará la misma, es aquél que se produce luego de transcurridos tres días hábiles, desde que está disponible el texto a notificar para ser visualizado y accedido por el destinatario” y el “aviso de término” durante tres días hábiles, comenzará a correr desde las cero horas del día hábil siguiente al que el texto fue incorporado en el sistema para ser visualizado y hasta las veinticuatro horas del último de los tres días. Luego de transcurrido dicho aviso de término, comenzarán a correr los efectos procesales de la notificación” (TSJ. Ac. 1103/2012, extendida al fuero penal por Acs. 1291 y 1298/2015 y 1450/2017). Si se aplicara este sistema a un breve plazo de horas, se lo distorsionaría profundamente porque se lo transformaría en muchos días, y sería una modificación administrativa que desnaturalizaría el código procesal, lo cual no es posible. Por lo tanto, si de verdad se quiere cumplir un término de horas para un acto urgente (v. gr. 6 horas para proponer perito de control para una autopsia), convendrá utilizar otro medio de notificación fehaciente admitido que dé seguridad y evite volverlo litigioso. Si se lo hizo de manera conjunta con la “e-cedula”, rige la solución de la misma acordada citada: “En el supuesto de que se utilicen varias formas de comunicación procesal, el término procesal se computará tomando el que anotició primero el proveído o resolución de que se trata”.

3 En contra, se ha propiciado la solución de la hora siguiente, argumentando que la misma situación se da en los plazos de días (todos empiezan a correr al día siguiente), inclusive con redacción analógica en dicho artículo 6 del Código Civil “en los plazos fijados en días, a contar de uno determinado, queda éste excluido del cómputo, el cual debe empezar al siguiente” (Walter David Pelle, “El cómputo de los plazos en horas en el CCyC: dudas interpretativas y propuesta de solución”, XXVI Jornadas Nacionales de Derecho Civil La Plata, septiembre 2017, p. 3).

4 Además, la Corte Suprema ha sostenido que corresponde aplicar las regulaciones de los términos procesales por sobre la hermenéutica de disposiciones de derecho sustantivo (Código Civil y Comercial de la Nación) establecidas para el cómputo de los intervalos del derecho (CSJN, 03/12/2019, “Alpacor SRL c/Afip-Amparo”).

5 Excepcionalmente puede haber regulaciones para casos puntuales, como ocurre en el Código Procesal Penal de la Nación con los incidentes de excarcelación para los que se establece que los plazos serán continuos; y si el término venciera en día feriado, se considerará prorrogado de derecho al primer día hábil siguiente (arts. 162, 331 y 332).

6 Es frecuente computar el plazo de horas de corrido (incluyendo el día inhábil) y sólo aceptar el cargo de hora por vencimiento en día no laborable. Sin embargo, la Corte Suprema rechazó este criterio frente a regulaciones procesales que exceptúan los días inhábiles de los cómputos -en el caso era el CPCyCN- y ordenó que no se cuenten las horas de días no laborables (CSJN, 03/12/2019, “Alpacor SRL c/Afip-Amparo”).

7 “El rechazo del tratamiento de un recurso contra la condena, con fundamento en el vencimiento del plazo, sin atender a las circunstancias de excepción alegadas por el presentante del recurso que le impidieron cumplir en debido tiempo y forma con los plazos, autoriza a su descalificación sobre la base de la doctrina de la arbitrariedad” máxime, cuando no quedan dudas que las excusas que impidieron tal proceder no obedecen a una actitud de desidia que redundó en el defectuoso ejercicio de un derecho, sino a una atendible cuestión de fuerza mayor de quien debía materializar la presentación en término (amén de ello concretada minutos después del vencimiento) debido a una indisposición imprevista de su progenitor (respecto del cual era el único responsable) que derivó en una internación de urgencia en un centro asistencial” (CSJN, 20/03/2007, “Nazar Anchorena”).

Archivo
Página  Comienzo Anterior Siguiente Ultima  de 122
Registros 4 a 4 de 122

© 2002 - 2022 - Actualidad Jurídica - Ituzaingó 270 piso 7 - Espacio "Garden Coworking" - Córdoba, Argentina - Data Fiscal