Usuario Clave
 
Jurisprudencia

Volver al Listado 

Código Unívoco
20541
Fecha
28/12/2018
Materia
Familia
Revista
Familia & Niñez
Número
184
Tribunal
Cámara de Familia de 2ª Nominación de Córdoba
Resolución
Auto Nº 182
Carátula
O., M. C. c/ L., M. F. - Divorcio vincular - Contencioso - Cuerpo de apelación
Título
ALIMENTOS. HIJO MAYOR DE EDAD QUE SE CAPACITA. Alimentos provisionales. Presupuestos: Verosimilitud del derecho y peligro de daño.
Texto


El caso

En contra de la resolución que fijó en forma preventiva, precautoria y provisoria, una cuota alimentaria a favor del hijo mayor de edad (de 21 años) y a cargo de su progenitor, en la suma mensual de pesos equivalente al cincuenta por ciento (50%) del Salario Mínimo, Vital y Móvil, el alimentante interpuso recurso de apelación. La queja del apelante se circunscribió a la supuesta falta de fundamentación de la resolución por considerar que no se habían cumplimentado los recaudos de procedencia de dicha medida. La alzada admitió el recurso de apelación, con costas por el orden causado y sin perjuicio de mantenerse expedita la posibilidad del joven o de su progenitora, de ocurrir por la vía pertinente.




1. La posibilidad de fijar una cuota alimentaria de carácter provisorio responde a una necesidad inmediata, que puede significar que durante la tramitación del proceso y hasta el dictado de la sentencia definitiva, las necesidades insalvables tornen ilusorio el derecho del alimentado (…). Tal como lo disponen los artículos. 544 y 721 inc. d del CCCN, desde el inicio de la causa o en el transcurso de ella el juez puede fijar alimentos provisionales; sin embargo, dicha previsión legal no obsta a que deba acreditarse sumariamente la verosimilitud del derecho invocado para su procedencia.

2. Así, lo indicado cobra especial relevancia y adquiere mayor estrictez en el caso de los alimentos previstos por el art. 663 del CCCN, a diferencia de lo que ocurre en el caso de los alimentos derivados de la responsabilidad parental y hasta los 21 años de edad (art. 658 y 662 del CCCN). Es que la naturaleza, presunciones y requisitos de procedencia en ambos casos son disímiles.

3. En el supuesto bajo estudio -fijación de alimentos para hijos entre los 21 y 25 años-, deben probarse los extremos previstos por la norma. En este orden de ideas, en comentario al art. 663 del CCCN la doctrina ha sostenido que “quien requiere los alimentos del hijo mayor que se capacita debe probar que: a) cursa estudios, cursos o carreras de formación profesional o técnica, o de oficios o de artes; b) realiza su formación de modo sostenido, regular y con cierta eficacia (…); c) la realización de estos estudios o formación sea de una intensidad tal que no le permita proveer a su sostenimiento”.

4. A pesar de tratarse de una medida provisional, se requiere necesariamente una acreditación sumaria de los hechos fundantes de la pretensión. Esta evidente ausencia de elementos acreditantes de la procedencia de la obligación alimentaria prevista para el hijo mayor de edad que se capacita (art. 663 CCCN), conlleva a la no tipificación de la verosimilitud del derecho y del “peligro de daño” como presupuestos ineludibles de la medida provisoria requerida por O., y autorizaba el rechazo liminar de este extremo.

5. Ello, claro está, sin perjuicio de mantenerse expedita la posibilidad del joven F. T., o de su progenitora, de ocurrir por la vía pertinente. En efecto, la presente resolución se adopta en el acotado marco reseñado (medida provisoria de alimentos para hijo entre 21 y 25 años de edad), sin que en modo alguno implique valoración de lo que pudiera resultar finalmente tras la tramitación del respectivo proceso de conocimiento.

6. Las costas en la Alzada se imponen por el orden causado en atención a la naturaleza alimentaria de la cuestión debatida, para proteger la incolumidad de la pensión alimentaria subsistente (a favor del hijo menor de edad) y no incrementar la conflictiva paterno filial existente.



Cám. de Flia. de 2º Nom. Cba., Auto n.º 182, 28/12/2018, “O., M. C. c/ L., M. F. - Divorcio vincular - Contencioso - Cuerpo de apelación”



Y VISTOS:

Estos autos caratulados: “O., M. C. C/ L., M. F. - DIVORCIO VINCULAR- CONTENCIOSO- CUERPO DE APELACIÓN”, venidos del Juzgado de Familia de Quinta Nominación, a cargo de la Dra. Mónica Susana Parrello, de los que resulta: 1) Que a fs. 24/27 el abogado C. R. M. De G., en su carácter de apoderado del señor M. F. L., interpone recurso de apelación en contra del proveído de fecha 06/06/2018 (fs. 22), en cuanto dispone: “…2º) Fijar en forma preventiva, precautoria y provisoria, una cuota alimentaria a favor del joven F. T. L. y a cargo de su progenitor, Sr. M. F. L., en la suma mensual de pesos equivalente al cincuenta por ciento (50%) del Salario Mínimo, Vital y Móvil, debiendo depositarse los importes resultantes del 01 al 10 de cada mes en una cuenta Caja de Ahorros del Banco de Córdoba, Sucursal Cinerama, a cuyo fin ofíciese…” Fdo. Jueza y Prosecretario. 2) En fecha 03/07/2018 se concede el recurso de apelación deducido y se ordena elevar las actuaciones a la Excma. Cámara de Familia que por sorteo corresponda (fs. 29). 3) En fecha 07/08/2018 este Tribunal tiene por recibidas las presentes actuaciones y se avoca a su conocimiento (fs. 38). 4) A fs. 41 se ordena correr traslado de la expresión de agravios a la contraria por el plazo de diez días, bajo apercibimiento de ley en los términos del art. 146 de la Ley Nº 10.305. A fs. 44/45 la señora M. C. O. con el patrocinio de la abogada M. C. S. contesta la expresión de agravios. 5) A fs. 46 este Tribunal dicta el decreto de autos; y firme y consentida dicha providencia, la presente causa queda en estado de ser resuelta por el Tribunal (fs. 52).



Y CONSIDERANDO:

I) El apoderado del señor M. F. L. interpuso recurso de apelación contra el punto 2º del resuelvo del proveído de fecha 06/06/2018 (fs. 22) dictado por el Juzgado de Familia de Quinta Nominación. El recurso ha sido interpuesto dentro del término legal para hacerlo, por lo que corresponde sea tratado.

II) Los agravios del apelante admiten el siguiente compendio: Considera que la resolución cuestionada de manera arbitraria dispuso que su parte deba atender a las necesidades de su hijo mayor de edad F. T. L., quien cuenta con 21 años, sin dar ninguna explicación o fundamentación al respecto; consignado tan solo expresiones de carácter general.

Transcribe parte de la demanda promovida por O., y manifiesta que se olvidan los rigurosos extremos del art. 663 del CCCN, norma que establece el carácter excepcional de esta obligación alimentaria.

Expresa que en relación al reclamo alimentario tanto con carácter definitivo como provisional respecto del hijo mayor de 21 años, la incidentista solo aporta copia de la libreta de la Facultad, que únicamente acredita: 1- Que F. ingresó como alumno a la carrera de Arquitectura de la UNC el 26/04/2016, sin saber si continúa con la carrera. 2- Que con fecha 07/05/2016 promovió con calificación 7 la asignatura Matemática 1A.

Estima que no se ha acreditado ni urgencia ni peligro en la demora, que justifiquen la adopción de la medida provisional. Señala que en lo que respecta al hijo mayor de 21 años, la ley imperativamente indica que “debe acreditarse la viabilidad del pedido”; y que O. debió probar que su hijo es en la actualidad alumno regular en alguna unidad académica, o bien que se encuentra realizando un aprendizaje de un arte u oficio. Dice que tampoco se acreditó que los estudios le impidieran a F. proveerse de los medios necesarios para sostenerse.

Esgrime que la a quo ha prescindido de toda valoración y justificación pese a la doble excepcionalidad ante la cual se encontraba: alimentos a favor de un mayor de 21 años y el carácter provisional de la medida ordenada (peligro en la demora). Realiza reserva del caso federal.

III) La contraria contesta los agravios con el siguiente alcance: Expresa que F. cursa, desde el año 2016, la carrera de arquitectura; pero que su padre lo desconoce debido a su falta de interés, y negativa a colaborar económicamente. Manifiesta que es ella el único sostén económico, emocional y afectivo.

Agrega que dicha carrera demanda a sus estudiantes tiempo de cursado y de distintas actividades, lo cual impide que su hijo trabaje; asimismo se requiere la compra de materiales costosos, lo cual es de público conocimiento.

Indica que dada la naturaleza de la cautelar, el progenitor no ha cumplido hasta la fecha la obligación alimentaria para ninguno de sus hijos a los fines de no agravar más la situación económica de las partes, y solicita que las costas sean fijadas por el orden causado.

IV) Análisis de los agravios. La queja del apelante se circunscribe a la supuesta falta de fundamentación de la resolución que fijó, de manera provisoria, una cuota alimentaria a su cargo y a favor de su hijo F. T. -de 21 años de edad- en la suma equivalente al 50% del SMVM. Considera que no se han cumplimentado los recaudos de procedencia de dicha medida.

1. De las constancias de la causa surge que de la unión de M. C. O. y M. F. L. nacieron sus hijos J. I., F. T. y M. G., quienes cuentan en la actualidad con 26, 21 y 17 años de edad respectivamente (fs. 1).

Por sentencia nº 212 de fecha 16/06/2016 se declaró el divorcio de las partes (fs. 2/3); y con posterioridad a ello, en fecha 19/04/2018, M. C. O. solicitó la fijación de cuota alimentaria a favor de F. T. y M. G. (fs. 12/13, y 19). Atento haberse peticionado la determinación de alimentos provisorios, la jueza a quo ordenó correr vista a la señora Asesora de Familia interviniente como representante complementaria de M. G. (fs. 14 y 21). En fecha 06/06/2018 se resolvió fijar en forma preventiva, precautoria y provisoria una cuota alimentaria a favor del joven M. G. y a cargo de su progenitor, en la suma mensual equivalente al cincuenta por ciento (50%) del Salario Mínimo Vital y Móvil vigente (primer punto del resuelvo, el cual ha adquirido firmeza); y establecer a su vez idéntica suma a favor de F. T., punto del decisorio actualmente en crisis (fs. 22).

2. Reseñado lo precedente, cabe reiterar que el recurso articulado se ha limitado a cuestionar la fijación de una cuota provisoria a favor del joven de 21 años de edad, F. T., y a cargo de su progenitor. En virtud de ello, la mesada establecida a favor de M. G. permanece incólume.

En esta instancia es dable señalar que la posibilidad de fijar una cuota alimentaria de carácter provisorio responde a una necesidad inmediata, que puede significar que durante la tramitación del proceso y hasta el dictado de la sentencia definitiva, las necesidades insalvables tornen ilusorio el derecho del alimentado (cfr. Guahnon, Silvia V. Medidas cautelares y provisionales en los procesos de familia según el Código Civil y Comercial de la Nación. Ediciones La Rocca. Buenos Aires, 2016, pág. 384). Tal como lo disponen los artículos. 544 y 721 inc. d del CCCN, desde el inicio de la causa o en el transcurso de ella el juez puede fijar alimentos provisionales; sin embargo, dicha previsión legal no obsta a que deba acreditarse sumariamente la verosimilitud del derecho invocado para su procedencia.

Así, lo indicado cobra especial relevancia y adquiere mayor estrictez en el caso de los alimentos previstos por el art. 663 del CCCN, a diferencia de lo que ocurre en el caso de los alimentos derivados de la responsabilidad parental y hasta los 21 años de edad (art. 658 y 662 del CCCN). Es que la naturaleza, presunciones y requisitos de procedencia en ambos casos son disímiles.

3. En el supuesto bajo estudio -fijación de alimentos para hijos entre los 21 y 25 años-, deben probarse los extremos previstos por la norma. En este orden de ideas, en comentario al art. 663 del CCCN la doctrina ha sostenido que “quien requiere los alimentos del hijo mayor que se capacita debe probar que: a) cursa estudios, cursos o carreras de formación profesional o técnica, o de oficios o de artes; b) realiza su formación de modo sostenido, regular y con cierta eficacia (…); c) la realización de estos estudios o formación sea de una intensidad tal que no le permita proveer a su sostenimiento” (cfr. Kemelmajer de Carlucci, Aída; Herrera, Marisa; Lloveras, Nora. Directoras. Tratado de Derecho de Familia según el Código Civil y Comercial de 2014. Rubinzal Culzoni Editores. Santa Fe, 2014. Tomo IV, pág. 176).

Con idéntico criterio se ha señalado que “Tratándose de una excepción a la regla general prevista en el artículo 658 del CCCN, corresponde al acreedor alimentario que pretende que la obligación a su favor continúe prestándose, probar el supuesto de hecho previsto por la norma, es decir, que el cursado de sus estudios o preparación le impiden acceder a los medios necesarios para su subsistencia independiente. En consecuencia, no es suficiente la mera prueba de estar inscripto en la matrícula; el hijo debe probar que el régimen de esos estudios, por ejemplo, por el cursado o el cumplimiento de otras obligaciones curriculares, le impiden alcanzar cualquier actividad rentada” (cfr. Jury, Alberto; en Kemelmajer de Carlucci, Aída; Molina de Juan, Mariel F. -Directoras- Alimentos. Rubinzal Culzoni Editores. Santa Fe, 2014. Tomo I, pág. 153. En igual sentido: Guahnon, Silvia V. Medidas cautelares y provisionales en los procesos de familia según el Código Civil y Comercial de la Nación. Ediciones La Rocca. Buenos Aires, 2016, pág. 239/240).

4. Conforme constancias de la causa, al interponer la demanda de fs. 12/13 y solicitar la fijación de alimentos provisorios a favor de sus hijos M. G. (menor de edad) y F. T. (21 años), M. C. O. acompañó la siguiente documental: factura y recibo de pago de Aguas Cordobesas SA a nombre de C. O. (año 2017, fs. 6/7); factura de Distribuidora de Gas del Centro SA (Ecogas) a nombre de C. O. (año 2017, fs. 8); talonario de pago del Instituto Nuestra Señora Asociación la Providencia Azul, a nombre de M. G. L. y con vencimiento el 25/11/2015 (fs. 9); y copia de la libreta de F. T. L. de la carrera de Arquitectura de la Universidad Nacional de Córdoba (fs. 10/11).

En relación a la última documental mencionada (libreta de estudiante), de su lectura surge que en fecha 26/04/2016 F. T. ingresó a la mencionada carrera, y que en fecha 07/05/2016 promovió la asignatura Matemática 1A con calificación siete. No obra acompañada ninguna constancia o elemento probatorio de fecha posterior que acredite la continuidad de los estudios de F., a pesar que la demanda fue promovida en fecha 19/04/2018 (prácticamente dos años después de la última fecha consignada en la libreta). Se advierte, en consecuencia, que efectivamente dichas probanzas resultan insuficientes para tener por cumplimentados los recaudos del art. 663 del CCCN y justificar la “viabilidad del pedido”.

Es que, a pesar de tratarse de una medida provisional, se requiere necesariamente una acreditación sumaria de los hechos fundantes de la pretensión. Esta evidente ausencia de elementos acreditantes de la procedencia de la obligación alimentaria prevista para el hijo mayor de edad que se capacita (art. 663 CCCN), conlleva a la no tipificación de la verosimilitud del derecho y del “peligro de daño” como presupuestos ineludibles de la medida provisoria requerida por O., y autorizaba el rechazo liminar de este extremo.

Por lo expuesto, corresponde admitir el recurso de apelación interpuesto por el abogado C. R. M. De G., en su carácter de apoderado del señor M. F. L., en contra del punto 2º del resuelvo del proveído de fecha 06/06/2018 (fs. 22), dictado por la Jueza de Familia de Quinta Nominación, y revocarlo en todo cuanto ha sido materia de agravio.

Ello, claro está, sin perjuicio de mantenerse expedita la posibilidad del joven F. T., o de su progenitora, de ocurrir por la vía pertinente. En efecto, la presente resolución se adopta en el acotado marco reseñado (medida provisoria de alimentos para hijo entre 21 y 25 años de edad), sin que en modo alguno implique valoración de lo que pudiera resultar finalmente tras la tramitación del respectivo proceso de conocimiento.

V) Costas. Las costas en la Alzada se imponen por el orden causado en atención a la naturaleza alimentaria de la cuestión debatida, para proteger la incolumidad de la pensión alimentaria subsistente (a favor del hijo menor de edad) y no incrementar la conflictiva paterno filial existente (cfr. Auto nº 135 de fecha 09/11/2017 de éste Tribunal, in re: “G., N. C. N. c/ R., P. - Tenencia- Recurso de apelación”). No corresponde regular los honorarios profesionales de los abogados C. R. M. De G., D. De G. y M. C. S., atento lo dispuesto por el art. 26 -a contrario sensu- de la Ley n.º 9459.



Por lo expuesto, el Tribunal: RESUELVE:

I) Admitir el recurso de apelación interpuesto por el abogado C. R. M. De G., en su carácter de apoderado del señor M. F. L., en contra del punto 2º del resuelvo del proveído de fecha 06/06/2018 dictado por la Jueza de Familia de Quinta Nominación, y revocarlo en todo cuanto ha sido materia de agravio.

II) Imponer las costas por el orden causado (art. 130 primer párrafo segunda parte del CPCC). No corresponde regular los honorarios profesionales a los abogados C. R. M. De G., D. De G. y M. C. S., atento lo dispuesto por el art. 26 -a contrario sensu- de la Ley n.º 9459.

Protocolícese, hágase saber, dése copia y oportunamente bajen los presentes al Juzgado de origen a sus efectos.

Fdo.: MORENO UGARTE - FARAONI - ROSSI.

Archivo
Página  Comienzo Anterior Siguiente Ultima  de 24
Registros 3 a 3 de 24

© 2002 - 2019 - Actualidad Jurídica - Montevideo 616 - Córdoba Capital - República Argentina