Usuario Clave
 
Doctrina

Volver al Listado 

Código Unívoco
1290
Revista
Derecho Laboral
Número
267
Título
Las relaciones laborales del año 2021
Autor
Osvaldo Mario Samuel
Texto

A poco de comenzar el 2020, el espanto se adueñó del escenario global. China estaba muy lejos, pero cuando Italia y luego, España cayeron en un espiral epidemiológico que hizo colapsar los sistemas de salud, el mundo entero entornó su mirada al centro de Europa. El Imperio Británico, miraba con desdén desafiante la pandemia hasta que el propio Primer Ministro de Gran Bretaña sucumbiera ante el temido virus. En Argentina se comprendió que aquellos países de la mayoría de los ancestros de su población -desarrollados y modernos-, referenciaban lo que podía pasar. Y pasó. El virus arribó a la Argentina en los primeros días de marzo y en dos semanas se decretó un Aislamiento Social Obligatorio en todo el territorio nacional. Literalmente se paró el país. Como resultado las relaciones laborales se diferenciaron en esenciales, exceptuadas y aquellas que no lo fueron. Las primeras enfrentaron, en muchos casos, al Covid 19; Sectores como: Salud, seguridad, mantenimiento de servicios esenciales, transporte, supermercados y comercios de cercanía continuaron trabajando. El grueso de la población económicamente activa quedó en situación de incertidumbre. Algunos pudieron reconfigurar las prestaciones con home office, la mayoría no.

Asomada la cuarentena y el estancamiento casi total de la economía nacional se profundizó la protección contra el despido arbitrario, que ya a fines de 2019 se había acentuado con el DNU 34/2019 (B.O.13/12/2019), duplicando la indemnización por despidos sin justa causa. Sin remilgo, cuando la pandemia hizo pie en el hemisferio sur, el Poder Ejecutivo decretó la prohibición de despedir, tornando nulos tanto los despidos sin expresión de causa o fundados en razones económicas y fuerza mayor, como las suspensiones por causas económicas unilaterales o fuerza mayor, mediante el DNU 329 (B.O. 31/03/2020). Mantuvo la posibilidad de la concertación de las suspensiones mediante el mecanismo que establece el art. 223 bis de la LCT. Estas medidas estuvieron acompasadas de un oportuno y orientador acuerdo entre la UIA-CGT-CTA y el Estado, mediante el diálogo social, promovido por OIT antes de la pandemia dando la pauta de la concertación de las suspensiones con ingresos equivalentes al 75% de las remuneraciones para los trabajadores. Lo que fue una orientación no uniformemente seguida, pero una referencia válida, concertada y a la cual, por ejemplo siguió una de las Federaciones con más afiliados de la Argentina: Comercio y Servicios.

En paralelo a estas medidas, el Estado Nacional estipuló mediante variopintos decretos de Necesidad y Urgencia un elenco de mecanismos de ayuda a las empresas y monotributistas, sin perjuicio de ayudas sociales necesarias para sectores de la población poco favorecidos. Se contuvo el tejido social, como mejor entendieron que se podía contener.

El impacto superlativo de la pandemia dejó ver la necesidad de cambiar enfoques en las relaciones laborales, las cuales se reconfiguran en todo el mundo de acuerdo a lo que la tecnología que cada país pone al servicio de la producción mejorando estándares de calidad, eficacia y eficiencia. Sin embargo modificaciones de este calado tienen consecuencias socialmente relevantes, debido a que en forma directa, desalojan del mercado de trabajo a cientos de miles de trabajadores.

Lo descripto apunta hacia la conclusión de que la tecnología, y dentro de ella la automatización, no necesariamente mejorará el mundo en que vivimos, ya que el trabajo como lo conocimos es muy probable mute en un porcentaje importante, y sea residual en la próxima década. Es probable que desaparezcan gran parte de las tareas humanas en los sectores de construcción, manufactura, servicios, administración, analistas, atención al público, recepcionistas, conserjes, camareros, mozos, técnicos de todas las disciplinas, y modalidades de adquisición de bienes y servicios, como desapareció el fax, el contestador telefónico, la máquina de escribir, las llamadas de larga distancia, el teléfono fijo, y el celular que no es Smart, el cartero, el cajero, los rayos x, los video clubs, las fotos en papel. Casi todo será digital. Habrá lugar para mecanismos complejos, como un lujo, no una necesidad funcional instrumental.

En distintas investigaciones se fue advirtiendo esta tendencia. En los 80 Alvin Toffler, con La tercera ola1; Jeremy Rifquin en los 90 con El fin del trabajo2, o al final de la década Viviane Forrester, con El horror económico3. Y en los últimos tiempos, precisamente en 2013 la Universidad de Oxford publicó un estudio “pronosticando que el 47% de los empleos podría desaparecer en los próximos 15 o 20 años por la automatización”, que tomó y verificó in situ Andrés Oppenhaimer en Sálvese quien pueda4, haciendo asequible y global la conclusión. El trabajo humano está amenazado por la tecnología.

El gran desafío de este siglo será evitar el desempleo. El problema planteado globalmente consistirá en resolver el desafío que presenta la automatización y la digitalización que, envuelta en el desenfado del progreso, hacen a la robótica, las aplicaciones, algoritmos y la inteligencia artificial más económicas, eficaces y eficientes. La razón es muy simple. Se disminuyen los tiempos de producción, calidad de procesos y los costos de los mismos.

Esta cuarentena va a pasar. La pandemia se volverá un aciago recuerdo, ya sea porque nos inmunicemos, porque se investigue y se comercialice una vacuna o una serendipia inimaginable resuelva el problema de la infección. De lo que estamos seguros es que va a pasar, como todos los largos otoños. Lo que quedará no es un fin. Es el comienzo de una nueva realidad global, donde las relaciones laborales se deberán reconfigurar conforme a los nuevos escenarios que se presentarán.

El teletrabajo llegó para quedarse en muchas actividades. Al igual que las Tics. Pasados 3 meses hasta parece un anacronismo organizar una reunión de gerentes de sucursales en una sede física o una reunión de profesores o, hacer una llamada de larga distancia.

Hemos verificado en el ámbito jurisdiccional que la tecnología nos permite concertar una Audiencia en ámbitos como la Conciliación, los Juzgados de familias, o en sede penal, donde mediante distintas aplicaciones se pudieron llevar a cabo actos procesales que antes no imaginábamos.

El acceso remoto al expediente electrónico, los oficios digitales, las órdenes de pago, la cédula electrónica y la firma digital nos presenta una nueva realidad tecnológica acorde a los tiempos, en donde a diferencia de la mayoría de las jurisdicciones del país - salvo San Luis y La Pampa- Córdoba está preparada. Lo cual deberá acentuarse aún más, abandonando paulatina pero inexorablemente el soporte papel. Seguramente existirá una resistencia al cambio, lo cual es normal desde la mirada de la sociología. Pero los hechos son tan contundentes que se verifican y validan cotidianamente.

El trabajo, el derecho del trabajo, el derecho procesal del trabajo, luego de la pandemia van a requerir un ajuste conforme las nuevas prácticas sociales y laborales más temprano que tarde. El Ius Variandi, deberá reinterpretarse. El teletrabajo, como el derecho a la desconexión debe definitivamente regularse. El concepto de jornada de trabajo en esta trama tecnológica merece abordarse desde otro enfoque. La tendencia mundial direccionada a la remuneración por productividad va arribar a nuestras latitudes. Será labor de la concertación colectiva su adecuación al régimen laboral. Nacerán nuevos empleos, pero no necesariamente serán regulados como hasta ahora conocimos. La prueba más cabal la tenemos frente a la pandemia. Las aplicaciones de servicios de cadetería. Destratadas ayer y entronizadas en cuestión de los primeros días del ASPO. ¿Alguien pensó hace cuatro meses que pasarían a ser un servicio casi esencial? Y con personal sin relación de dependencia. Es incuestionable que cuando pase el cimbrón este colectivo de trabajadores requiere urgente protección social. El mecanismo tiene que surgir del parlamento. Pero su impacto en la economía y en el tejido social ya no es imperceptible.

La gran mayoría de los trabajos serán observados, ya no por capataces, ni gerentes. Simplemente por un algoritmo que puede verificar la producción objetivamente en tiempo real brindando mayor información sobre tres conceptos claves en la producción de cualquier bien o servicio. Calidad, eficacia y eficiencia.

Por lo que a reflexión se refiere, no volveremos a una normalidad idealizada. El concepto de distanciamiento social va a perdurar un tiempo mucho más prolongado que el ASPO y eso condicionará las relaciones laborales.

La automatización se verá reflejada en los países emergentes en poco tiempo, de lo que no será ajeno nuestro país. Procesos como los del Banco HSBC que en forma global, despidió a más de 35.000 empleados en todo el mundo. Incluyendo un gran número en nuestro país ¿implican una anticipación a los acontecimientos? Uber mediante una teleconferencia de tres minutos despidió a 3500 empleados durante la pandemia. Las aerolíneas comerciales despiden de a miles a sus trabajadores globalmente, incluyendo a argentinos. El capital no tiene matices.

Del examen anterior se observa que las estructuras sociales deberán deconstruirse frente a la nueva realidad. Es necesario cambiar los abordajes de la educación técnica, la formación universitaria, las relaciones laborales, los distintos instrumentos normativos. A modo de ejemplo, el trabajo remoto, ya no será excepcional y es probable que sea obligatorio en algunos sectores de la economía y no existe regulación legal.

Lo que la humanidad aún no comprendió es que así como la disrupción digital es inevitable, el Covid 19 no será el único virus que nos infecte. Aquí no termina la historia de la pandemia. Solo con fines ilustrativos, observemos lo que pasó en la Aldea Global desde el comienzo de la centuria; Sars (2003); H1N1 (2009); Mers (2011), Ébola (2014/16). Esta progresión secuencial epidemiológica trasciende la estructura molecular de cada uno de ellos para transmitir un mensaje a toda la humanidad que aún no es escuchado y mucho menos entendido.



Notas

1 Alvin Toffler, La tercera ola (Madrid: Ed. Plaza y Janés, 1980).

2 Jeremy Rifquin, El fin del trabajo (Buenos Aires: Paidós, 1996).

3 Viviane Forrester, El horror económico (Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1997)

4 Andrés Oppenhaimer, Sálvese quien pueda, (México: Ed. Penguin Random House, 2018)

Archivo
Página  Comienzo Anterior Siguiente Ultima  de 80
Registros 6 a 6 de 80

© 2002 - 2021 - Actualidad Jurídica - Ituzaingó 270 piso 7 - Espacio "Garden Coworking" - Córdoba, Argentina - Data Fiscal